Ya está, estás convencido. Tu empresa necesita una herramienta de gestión comercial eficiente y estás listo para dejar atrás tus ficheros Excel.

Pero ahora viene la gran pregunta ¿cómo elegir el mejor CRM para tu organización?
Después de una primera investigación pudiste comprobar que existen varias herramientas potentes en el mercado, cada una con pros y contras.

Elegir el CRM que se implementará es una decisión importante ya que cambiará en profundidad la forma de trabajar dentro de la organización y deberá evolucionar con ella.

Se trata entonces de tomar la decisión correcta desde un inicio y elegir el CRM adecuado para la empresa.

Aquí las 6 preguntas principales que hacerse antes de elegir un CRM.

 

1)     ¿Cuáles son tus objetivos?

En otras palabras, qué quieres mejorar o qué problema quieres solventar con la integración del CRM.
Una vez tengas claros tus objetivos, analiza las funcionalidades de cada herramienta y compáralas con los objetivos definidos.
2)     Instalación del CRM y accesibilidad

Es una consideración clave a la hora de elegir un CRM: ¿qué supone su instalación y una vez instalado el CRM, cómo acceder a la herramienta?

Valora el tiempo y proceso de instalación con los objetivos que has definido previamente, la complejidad de tu organización, el tamaño de tu equipo, los departamentos implicados en el uso del CRM, etc.
Según la complejidad de tu organización puede que la instalación y despliegue de la herramienta requiera un esfuerzo más o menos importante.

Pero si eres una PYME con un equipo de comerciales reducido, te aconsejamos apostar por una herramienta en la nube que no requiere instalación en dispositivo ni un coste importante. Seguramente será más que suficiente para empezar a trabajar con una herramienta de gestión.

La accesibilidad a la herramienta es fundamental.
El trabajo comercial supone estar a menudo fuera de la oficina, visitando clientes, haciendo reuniones comerciales. Y no siempre los comerciales tienen a disposición su ordenador para actualizar la ficha de un cliente, entrar el informe de una reunión o simplemente contestar a un cliente que ha llamado mientras estaban fuera de la oficina.
Además, la tendencia del trabajo en remoto y el “home office” ha llegado para quedarse y es cada vez más usual trabajar fuera de la oficina.

Lo habrás entendido, si quieres que tu CRM sea utilizado por todo tu equipo y cumplir así los objetivos propuestos (punto 1), ten en cuenta la accesibilidad de la herramienta a la hora de tomar una decisión.

 

3)     Tiempo de formación

Es un factor muy importante a tomar en cuenta a la hora de elegir un CRM. Puede que una herramienta sea muy completa, ofrezca muchas funcionalidades, pero que para empezar su utilización sea demasiado compleja. Y como hemos visto previamente, el éxito de un CRM depende de si tu equipo lo utiliza.
Si eliges una herramienta llena de funcionalidades, pero cuya utilización sea poco intuitiva y la formación para dominarla larga y compleja, es probable que la herramienta se quede al final en el cajón de los olvidos.

De hecho, el motivo principal por el que las empresas abandonan un CRM es la falta de implantación (ver punto 2) y de uso por parte de su equipo.

Instalación, accesibilidad y formación son clave para que tu equipo utilice el CRM y puedas entonces cumplir con los objetivos definidos.
4)     Evolución

El CRM debe aportar una solución a una situación actual pero tu negocio seguramente evolucionará y la herramienta que elijas debe poder aportar respuestas a situaciones futuras.

Una herramienta flexible tiene también la ventaja de empezar con una versión más sencilla para que cada uno se vaya familiarizando con ella (ver punto 3) dejando abierta en cada momento la posibilidad de añadir funcionalidades y opciones según las necesidades del equipo y negocio.

 

5)     Personalización

Un CRM te proporciona un marco y funcionalidades para mejorar tu trabajo comercial. Sin embargo, debes poder personalizar la herramienta según tus necesidades y procesos: definir por ejemplo tu embudo comercial, las categorías de cliente, los campos que necesitas en tus fichas, etc…

 

6)     Coste

La gran pregunta que cada uno se hará, ¿me sale a cuenta esta inversión?
Aunque el precio pueda parecer económico, la implementación de un CRM tiene un coste, y el responsable del proyecto tiene que justificar la inversión respecto al uso gratuito del Excel.

No hay una respuesta absoluta si una herramienta es cara o barata, la pregunta correcta es: ¿qué me hará ganar esta herramienta? Más ventas gracias a una mejor gestión de mis clientes, ahorro de personal gracias a una mejor gestión de mis recursos actuales, etc…
Calcula los beneficios esperados con la implementación del CRM y compáralos con el coste que tiene para valorar si su precio es adecuado para tu empresa.

Hemos acabado con nuestro listado que, por supuesto, no es exhaustivo.
A la hora de tomar una decisión entran más factores en juego: el diseño de la herramienta, el servicio de atención al cliente brindado por el proveedor, la confianza generada por la empresa proveedora del servicio, las opiniones de otros usuarios, etc… y siempre un factor tendrá más peso que los demás.

¿Y para ti cuáles fueron los argumentos de peso para la elección de tu CRM?

¡Cuéntanoslo para ayudar a nuestros lectores a tomar su decisión!

Y si todavía no tienes una herramienta profesional para la gestión de tu espacio de eventos, ponte en contacto con nosotros. Te ofrecemos 30 días de prueba gratuita para que puedas valorar todo lo que Eventbox puede hacer por ti.